Las cláusulas suelo han acaparado casi totalmente la atención de los medios en las últimas semanas a raíz de la sentencia del 21/12/2016 del Tribunal de Justicia Europeo. Pero no mucha gente conoce un motivo de reclamación más importante y cuantioso contra las entidades bancarias: la reclamación de los gastos de formalización de hipoteca.

El 23 de diciembre de 2015 el Tribunal Supremo dictó una revolucionaria sentencia que confirmaba otra de la Audiencia Provincial de Madrid, en un asunto promovido por la OCU contra el Banco Popular y el BBVA, por el que atacaban una retahíla de cláusulas que se han usado durante décadas en los préstamos hipotecarios, y particularmente, una por la que los bancos imputaban u obligaban a los clientes a pagar absolutamente todos los gastos e impuestos que conllevase la hipoteca:

Son de cuenta exclusiva de la parte prestataria todos los tributos, comisiones y gastos ocasionados por la preparación, formalización, subsanación, tramitación de escrituras, modificación -incluyendo división, segregación o cualquier cambio que suponga alteración de la garantía- y ejecución de este contrato…

Es decir, que el cliente que recibía el préstamo debía pagar todo, incluidos los gastos e impuestos que, según la Ley deba pagar el banco. TODO.

El Supremo, confirmó la sentencia aclarando que esa cláusula es abusiva porque es algo totalmente innegociable, impuesto por las entidades de forma general (o casi absoluta), y además explica detalladamente por qué los impuestos de la hipoteca debían pagarlo los bancos y no los clientes.

En la práctica, casi la totalidad de las personas que contrataron un préstamo hipotecario antes de 2016 tuvieron que “pasar por el aro” de esa cláusula y pagarlo todo. Pues la cuestión, y esto es lo más importante: el Tribunal Supremo abrió la puerta a que todos esos clientes reclamen al banco que les prestó el dinero los gastos de notaría, registro, gestoría e impuestos en los que incurrieron. Estamos hablando de unas cifras en torno al 5 o 10 mil euros por préstamo dependiendo de la Comunidad Autónoma donde se contrató. Cinco o diez mil euros que, si el cliente conserva los documentos, puede perfectamente reclamar al banco por habérselos hecho pagar el banco desde su posición absolutamente dominante e indiscutible.

Esta cuestión resulta tan revolucionaria que muchos clientes no terminan de creérselo y se preguntan por qué no hay tanta información sobre este asunto como sobre la cláusula suelo… misterios de la banca.

Anuncios

One response to “Por qué se pueden reclamar los gastos de la hipoteca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s